PLACEBO – Every You Every Me

PLACEBO – Every You Every Me

Amor estúpido, enviado del cielo
Ya ríndete!, nuestra pasión está gastada.
Mi corazón es una zorra, tu cuerpo es de alquiler.
Mi cuerpo está agrietado, el tuyo vendado.

Esculpe tu nombre en mi brazo.
En vez de estresarme, me tumbo aquí encantado.
Porque no queda más que hacer.
Todo yo y todo tú.

Amor estúìdo, la caja que elijo.
Ninguna otra caja deseo usar.
Otro amor del que abusar.
Ninguna circunstancia que lo excuse.

Con la intención de lograr las cosas.
Demasiado veneno daña.
Porque no queda más que hacer
Todo yo y todo tú.
Todo yo y todo tú.
Todo yo.

Amor estúpido, conocido por nadar.
Propenso a aferrarse y a arruinar todo.
Ya ríndete!, por el amor de Dios.
Nunca ha habido mucho que perder.

He servido mi cabeza en bandeja de plata.
Que conveniente, el llamar tarde.
Porque no queda más que hacer.
Todo yo y todo tú.
Todo yo y todo tú.
Todo yo.
Todo yo y todo tú.
Todo yo.

Como el desnudo guía al ciego.
Sé que soy egoísta, y nada amable.
Amor estúpido, siempre encuentro.
Alguien a quien herir y dejar detrás.
Completamente solo en el tiempo y el espacio.
No queda nada más aquí, pero lo que hay aquí es mio.
Algo prestado, algo azul.
Todo yo y todo tú.
Todo yo y todo tú.
Todo yo.

Todo yo y todo tú. Todo yo.
Todo yo y todo tú. Todo yo.
Todo yo y todo tú. Todo yo.
Todo yo y todo tú. Todo yo.
Todo yo y todo tú. Todo yo.

Anuncios