Vivir en Granada 07

pincha sobre este enlace

vivir en granada 07

Homenaje a

DAVID GILMOUR
Live at the Mermaid Theatre, London, March 2006
SHINE ON YOU CRAZY DIAMOND

¿Recuerdas cuando eras joven, brillabas como el sol.
Continua brillando, diamante loco.
Ahora hay una mirada en tus ojos,
como agujeros negros en el cielo.
Continua brillando, diamante loco.
Estabas atrapado en el fuego cruzado de la niñez y el estrellato.
Estropeado por la brisa del acero.
Vamos tú, blanco de risas lejanas,
vamos tú extraño,
tú, leyenda,
tú, mártir,
y brilla!

Descubriste el secreto demasiado pronto,
lloraste por la luna.
Continua brillando, diamante loco.
Amenazado por las sombras de la noche,
y expuesto a la luz.
Continua brillando, diamante loco.
Así agotaste tu bienvenida
con una precisión aleatoria.
Con precisión al azar
cabalgaste en la brisa de acero.
Vamos tú, fiestero.
Tú, visionario,
vamos tú, pintor,
tú, gaitero,
tú, prisionero.
Y brilla!
y el brillo!

Nadie sabe dónde estás, cuán cerca o cuán lejos.
Sigue brillando, diamante loco.
Pila en muchas capas más y voy a estar con ustedes allí.
Sigue brillando, diamante loco.
Y vamos a tomar el sol en la sombra del triunfo de ayer,
y navegaremos en la brisa de acero.
Vamos hijo varón, usted ganador y un perdedor,
venga sobre vosotros minero de la verdad y el engaño,
y el brillo!

 

Poema de:

Francisco Alvarez Hidalgo

Sin palabras

 

Ese ciego torrente de rumores

que nos sumerge el alma cada día,

y nos distrae de contemplar las flores,

río de ruidos alborotadores,

hoy refrena su curso, y se desvía.

 

Frente a ti, en el sosiego

de un mundo absorto, inmóvil de repente,

yo también estoy ciego,

sordo y mudo a lo ajeno, porque llego

en silencio, mi voz más elocuente.

 

Denso silencio, sólo interrumpido

por miradas que gritan,

el golpe seco de cada latido,

y el callado estallido

de mil ideas que la mente agitan.

 

Si así  me escuchas, y si así me miras,

percibirás y oirás cuanto deseas,

y tu verdad oiré mientras suspiras,

que en la voz del silencio no hay mentiras,

porque se ven y se hablan las ideas.

 

Los Angeles, 11 de mayo de 2001

poema recitado por Tomás Galindo

Anuncios